sábado, 26 de mayo de 2012

Hildegarde von Bingen

Fuente de imagen: http://es.wikipedia.org/

Nació el año 1098 en Bermersheim. Fue la menor entre 10 hermanos, perteneciente a una noble familia alemana. Desde pequeña sufrió visiones que más tarde la Iglesia Católica confirmaría como inspiradas por Dios.  Estudiosa incansable, pronto tomó los hábitos y a la muerte de la abadesa del monasterio fue elegida como su sucesora por sus grandes dotes de "mujer práctica y excelente organizadora". 

Aseguraba que en sus visiones escuchaba música que alguien le dictaba y ella se limitaba a transcribir. En su faceta de compositora escribió música gregoriana, setenta y siete canciones y una ópera: Ordo Virtutum, gracias a la cual se dice que traspasó las normas de la música medieval, por utilizar un nuevo lenguaje. 

¿Porque la reina Isabel decidió permanecer virgen?


Isabel con el tamiz, un símbolo de la virginidad 

La duda que siempre he tenido es: ¿Por qué Isabel Tudor decidió permanecer soltera? Su padre y su hermana parecieron muy obsesionados con la idea de procrear herederos varones. Eduardo Tudor apenas comenzaba a acariciar los planes de matrimonio que seguramente se habrían llevado a cabo de no ser por su muerte. Entonces, ¿Por qué Isabel fue la excepción?

Deformación sexual
Las teorías médicas sugieren que este personaje padecía alguna deformación sexual. Es probable que las mujeres encargadas de asear a Isabel, en sus primeros meses y años de vida, se dieran cuenta de que los órganos genitales de la niña no eran enteramente normales. Pero al llegar a la pubertad, las características sexuales femeninas de Isabel, como la conformación de senos y caderas y aparición de vello, tendrían lugar normalmente. Macias Torres sostiene que existe la posibilidad de que la reina Isabel nunca tuvo la regla. Cuando ya era reina, Francisco Suárez de Figueroa, duque de Feria que había sido embajador durante el reinado de María Tudor y que después se casó con lady Jane Dormer, informó al rey Felipe II que Isabel "tenía algo que la incapacitaba para el matrimonio". El duque no aclara en que consistía esta incapacidad. Lytton Strachey opina que la reina padecía vaginismo, el cual es un trastorno funcional sin imperfección anatómica que consiste en un espasmo de los músculos de la entrada vaginal, y aún de todo el cuerpo, que se retuerce y contorsiona ante la amenaza de que va a tener lugar la cópula. Macías Torres se inclina más por la idea de que existía un obstáculo anatómico del cual ella era consciente y que la llevó a rechazar numerosas propuestas de matrimonio. 


Vaginismo

Leti, que vivió en Amsterdam a finales del siglo XVII, sostuvo que (aunque en la actualidad no se acepte su opinión) que la reina era hermafrodita. En aquellos tiempos, incluso en los presentes, se califica como hermafrodita a cualquier ser cuyos órganos sexuales no están normalmente conformados. Desde el punto de vista científico actual, no es posible aceptar la existencia en la especie humana de verdaderos hermafroditas, pues éstos son capaces de fecundarse a sí mismos o, cuando menos, de fecundar a una hembra como machos y ser fecundados como hembras por un macho de la misma especie. En el hombre existen casos que antes se llamaban sexus anceps, es decir, sexo ambiguo, y las modernas investigaciones histológicas de las glándulas sexuales de tales individuos han demostrado que éstas carecen de valor funcional. Ni pueden fecundar ni ser fecundados. 




En los primeros años del reinado de Isabel, Ben Johnson decía que la reina tenía en sus genitales una membrana que le impedía conocer varón, lo cual coincide con lo que dijo Brantome (embajador en Escocia) acerca de que Isabel no podía tomar marido pues en sus genitales "sólo hay un pequeño orificio por el que orina, y nada más hasta el ano"
Durante el proceso de Robert Devereux, segundo conde de Essex, dejó escapar una frase: "Her mind as crooked as her body". Podría traducirse como "su alma tan deformada como su cuerpo"; hasta donde se sabe, Isabel no tenía ninguna deformación visible durante su vejez. Tal comentario podía referirse a los órganos genitales de la reina. Walter Raleigh decía que no se explicaba cómo le envidiaban la intimidad que tenía con la reina, pues ésta le encomendaba misiones desagradables y a veces contra-natura.

¿Por qué Isabel se indignaba tanto cuando sus amantes contraían matrimonio sin su permiso, que probablemente no les habría concedido?

  • Una razón sería que temía que, al tener ellos una esposa normal, encontrarán mayor satisfacción sexual en el método fisiológico que en los artificiosos que empleaban con la reina.
  • La otra razón es el riesgo de que en la intimidad conyugal éstos revelaran a sus mujeres la defectuosa conformación sexual de Isabel I. 1



¿Isabel sería en realidad un hombre?
En 1910, Bram Stoker publica "Famosos impostores", en la que cita la posibilidad de que la reina Isabel era hombre. Se cuenta que en su niñez, la princesa viajó a Bisley entre 1543/44, donde contrajo unas fiebres y murió. La institutriz, con temor a dar la noticia al rey, se dispuso a buscar una niña que reemplazara a Isabel. Al no encontrar ninguna, se arriesgó vistiendo a un niño con las ropas de la princesa. Cuando el rey fue a visitar a su hija, no se percato del engaño puesto que pocas veces miraba a la niña. Bram Stoker sostiene que el hecho de que nunca se casara prueba el que la famosa reina era un hombre. Así como el que se negara a ser atendida por médicos, salvo los de confianza, o la negativa a que se le hiciera una autopsia después de su muerte. El descubrimiento de un ataúd en Bisley, en el siglo XIX, que contenía los restos de una niña con galas del período Tudor también es citado por Stoker. El impostor que suplantó la identidad de la fallecida princesa sería un nieto de Enrique VIII (por parte de un hijo ilegítimo), lo que explicaría la semejanza física del niño de Bisley con Isabel (muy convenientemente). Según Stoker, Isabel guardaba un gran secreto que sólo su institutriz, Kat Ashley, y Thomas Parry conocían. 

Esta teoría no tiene mucho sustento. Se sabe que Isabel desarrolló con normalidad las características sexuales femeninas en su pubertad. Los vestidos escotados que utilizaba evidenciaban unos pechos femeninos que desmienten la teoría de que la reina fuera varón. Y aunque ella exigiera ser atendida por sus médicos de confianza, cuando se llevaron a cabo las negociaciones matrimoniales fue examinada por un grupo de médicos. Cualquiera de ellos habría notado el verdadero sexo de la reina.
Por otro lado, ¿por qué la institutriz de la princesa tendría tanto miedo a la reacción del rey ante la muerte de su hija? La mortalidad infantil era muy común en esos tiempos. Ningún miembro del séquito de Henry Fitzroy fue castigado tras la muerte del duque, así como ninguno de los que acompañaban a los hijos varones de Catalina de Aragón que murieron prematuramente. No podía esperarse más de lady Isabel, una princesa convertida en bastarda por su propio padre, quien además había ordenado la ejecución de la madre de Isabel.

Una visión distinta sobre el matrimonio
En una época donde la sociedad estaba convencida de que el futuro más honorable para toda mujer era un buen matrimonio y vasta descendencia, Isabel debió tener una perspectiva diferente al haber sido testigo de los tres últimos matrimonios de su padre (aunque recordará poco a Jane Seymour y aún menos a su propia madre y a Catalina de Aragón). En uno de sus libros, Alison Weir ha mencionado que Parker escuchaba a Isabel "hablar con amargura de la santidad del matrimonio".

En "Elizabeth I: Un perfil psicológico", Larissa Taylor-Smither afirma que, aun cuando la pequeña Isabel de ocho años no fuera especialmente cercana a la quinta esposa de su padre, la ejecución de Catalina Howard debió haber tenido un poderoso efecto sobre su subconsciente. 

Sin duda, considero que la muerte de su joven madrastra debió despertar sentimientos encontrados en la joven y precoz princesa. Aunado a este aspecto, el efecto producido en Inglaterra por el matrimonio de su hermana María con Felipe de España no debió contribuir mucho a su ánimo de desposar a un príncipe extranjero.






Fuentes
Macias Torres, Ernesto, "Aportaciones ginecológicas a la biografía de Isabel I de Inglaterra", Revista Archivum, Universidad de Oviedo, volumen 15, 1965. 

jueves, 17 de mayo de 2012

La formacion de la Via Lactea





Se cree que fue Hera, la esposa de Zeus el dios de dioses, fue la que dio origen a la Vía Láctea. 
Zeus era muy aventurero y le gustaba mucho tener diferentes mujeres, por lo que nunca le guardó fidelidad a su mujer. En una de estas aventuras, Zeus se unió con Alcmena en ausencia de su marido. El dios se hizo pasar por el ausente, y como la mujer le gustaba mucho decidió estar con ella en una noche que durara mucho, por lo que por orden de él, el sol no salió cuando tenía que haberlo hecho.

Después el esposo de Alcmena, Anfitrión, regresó y se unió a ella. De ambas uniones Alcmena quedó embarazada. El hijo de Zeus fue Heracles (Hercules en la tradición latina) y el hijo de Anfitrión fue Ificles.

Heracles fue desde su concepción, el favorito de Zeus a lo cual Hera respondió con ira y celos, pues no soportaba la idea de que el hijo de otra mujer fuera tan querido para su divino esposo.
Así, la diosa decidió complicar el nacimiento de Heracles quien se quedó 10 meses dentro del vientre de su madre. Y además ella es la responsable de que el héroe tuviera que sufrir los Doce Trabajos y cuando era un bebé de ocho meses, Hera le envió dos terribles serpientes para asesinarlo, sin embrago el niño supo defenderse sin problemas.
Ahora bien, existía la condición de que Heracles sólo sería inmortal si mamaba de Hera y esto no iba a ocurrir con el consentimiento de la diosa.

Sobre esta historia existen dos versiones. Primero, se cree que Hermes, el mensajero de los dioses, llevó al niño a donde Hera mientras ella dormía y lo puso en su seno para que mamara la leche divina. Cuando Hera se despertó y descubrió a Heracles en su pecho lo retiró bruscamente y la leche siguió manando, se esparció por el universo y formó la Vía Láctea.
La otra versión indica que Hera iba con Atenea paseando por el campo cuando vieron al niño descansando en la hierba. Atenea convenció a la diosa de que lo amamantara, pues era muy hermoso. Hera accedió, pero pronto Heracles chupó la leche con tal violencia que hirió a la diosa. Hera lo apartó de su seno vigorosamente y la leche siguió fluyendo hasta que formó la Vía Láctea. 




Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...