jueves, 27 de junio de 2013

Bessie Blount

Placa de bronce que representa a Bessie Blount, madre del hijo bastardo de Enrique VIII. Actualmente, es la única imagen que se conoce de ella. Expuesta en el Museo Británico de Londres. 

Elizabeth Blount (mejor conocida como Bessie) nacida entre 1500/02, fue hija de sir John Blount y Katherine Pershall, hija de sir Hugh Pershall. Los Blount tenían vínculos con la corte del príncipe Arturo en Ludlow y, posteriormente, con la esposa de Arturo (más tarde esposa de Enrique VIII), Catalina de Aragón.

Amante real
Las mascaradas —con disfraces elaborados que, por supuesto, no engañaban a nadie— eran una pasión del rey; por tanto, rápidamente se convirtieron en la pasión de toda la corte. Todo el mundo participaba, en particular  los amigos jóvenes del rey y bastantes muchachas divertidas de muy buena familia que habían llegado a la corte esperando conseguir un matrimonio provechoso y pasar a la vez un momento grato. 


Enrique VIII

Una de esas muchachas era Bessie Blount, que fue a la corte por primera vez en 1513 cuando era muy joven. Bessie era una magnífica bailarina y tenía buena voz para el canto: sobresalía "en todos los buenos pasatiempos". Sobre todo, con su espíritu vivaz y sus energías, que igualaban las del rey, Bessie era divertida. Aun en su madurez, un visitante dijo que había pasado "un momento muy divertido con ella". En la Navidad de 1514 fue una de las cuatros "Damas de Saboya" de terciopelo azul y sombrero dorado que bailaron enfrentadas a los cuatro "Reyes de Portugal": el rey fue el compañero de Bessie. 

Bessie era exactamente el tipo de muchacha descrita por Anthony Fitzherbert en The Boke of Husbandrye de 1523 como muy atractiva para los hombres: "parca" pero "alegre", "de buen ritmo" y "fácilmente asequible", y aunque "se mueve bien bajo un hombre", era de tan "alto mental"  que siempre estaba "mordiendo el freno"


Bessie Blount, serie The Tudors

Bessie era conocida por su belleza, aunque lamentablemente no existe ningún retrato conocido de ella. Se dice que ella era más guapa que la segunda consorte de Enrique VIII, Ana Bolena. Por ello, es probable que Bessie se ajustara al ideal de belleza rubia que estaba de moda (piel clara y pelo rubio). 

Madre del bastardo de Enrique VIII
Mientras que la reina Catalina de Aragón se estaba mostrando incapaz de cumplir el deber de una consorte real (procrear herederos varones) al haber dado a luz a una princesa muerta, la deslumbrante Bessie Blount había quedado embarazada del rey poco antes de la triste experiencia de la reina. 

El rey Enrique conocía a Bessie Blount desde hacía años: ella frecuentaba la corte desde 1513 y era la pareja de baile preferida del rey. Bessie nunca ocupó la posición privilegiada de la reconocida maîtresse en titre, como no lo había ocupado nadie hasta entonces en la corte inglesa. El matrimonio que se le procuró, o poco antes o poco después del nacimiento del niño, no era particularmente atractivo. Se casó con cierto Gilbert Talboys, de familia "gentil" pero no noble, con el que siguió teniendo hijos (George, Robert y Elizabeth).


Henry Fitzroy

El niño nació a comienzos de junio de 1519. Le pusieron el nombre de pila del padre y el tradicional apellido de un bastardo real: Fitzroy. Fue otra señal del favor oficial que el cardenal Wolsey actuara como padrino de Henry Fitzroy. En adelante, el niño saludable, bello y vivaz fue "bien criado, el hijo de un príncipe".


Cuando el rey Enrique reemplazó a Bessie Blount por una joven llamada María Bolena, la reina Catalina no mostró ningún signo exterior de sentirse molesta. Al terminó de su aventura real, María Bolena se casó, el 4 de febrero de 1521, con un hidalgo de la cámara privada llamado William Carey.


A pesar de rumores posteriores que afirman lo contrario, ninguno de los hijos de María había sido engendrado por el rey Enrique: su hija Catherine Carey y su hijo Henry Carey, nacieron en 1524 y 1526 respectivamente, cuando el asunto había terminado. Podemos estar seguros de que Henry Carey hubiese sido aclamado con el mismo jubilo que Henry Fitzroy si hubiera sido el hijo del rey. 

El rey Enrique dispuso repentinamente el público ensalzamiento de su hijo ilegítimo de seis años, Henry Fitzroy. La primera ceremonia, que tuvo lugar el 7 de junio, fue el nombramiento del niño como caballero de la Orden de la Jarretera. Catalina de Aragón observaba desde el sitio elevado reservado a la reina.

Henry Fitzroy, serie The Tudors

Dos semanas más tarde, el muchachito fue nombrado duque de Richmond. Recibió además el ducado de Somerset y el condado de Nottingham, títulos también de la familia real. El de Richmond tenía precedencia sobre todos los otros duques ya existentes o futuros, salvo aquellos nacidos legítimamente del cuerpo del rey, o del cuerpo de sus legítimos sucesores. Se conferían grandes propiedades al nuevo duque, que además fue nombrado gran almirante, teniente general al norte del Trent y custodio de todas las provincias hasta Escocia. Henry, duque de Richmond, iría al norte para ser criado de la manera que convenía a su posición. 

Bessie Blount y Catalina de Aragón, serie The Tudors

La reina Catalina estaba furiosa. Como todas sus esperanzas para el futuro estaban concentradas ahora en su hija concebida legalmente, no podía dejar de sentirse mortificada por esta celebración del bastardo varón. 

En esa aceptación de Henry Fitzroy no era en sí misma excepcional en una época en que los nobles de toda clase, así como los reyes, veían como su deber ocuparse de sus bastardos. 

Muerte
Después de dar a luz a Henry Fitzroy, no hubo más referencias de la madre en la corte a partir de entonces. Después de la muerte de Gilbert Talboys, Bessie se casó con Edward Fiennes Clinton, noveno barón Clinton y primer conde de Lincoln. La pareja tuvo tres hijas. 

En vísperas de la ejecución de Ana Bolena (que tuvo lugar el 19 de mayo de 1536), se creía que el rey intentaría legitimar a Henry, duque de Richmond, que tenía diecisiete años, convirtiéndolo en su heredero. Por dos razones, eso no parece probable. Primero, la salud del muchacho ya era una fuente de preocupación; sufría de tuberculosis y moriría dos meses después. Además, el rey no se hubiese tomado la molestia de legitimar a su bastardo en el momento mismo en que podía esperar con confianza que su nueva esposa le brindaría un heredero.

Bessie sirvió por un tiempo como dama de honor a la reina Ana de Cleves, pero abandono la corte debido a problemas de salud. Murió en 1540.


Bibliografia
Fraser, Antonia: Las Seis Esposas de Enrique VIII, Ediciones B, Barcelona, 2007.

www.thetudortattler.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...