domingo, 22 de marzo de 2015

Isabel de Solís, la cautiva de Granada


Isabel de Solís

Se tienen pocos datos de Isabel de Solís, la cautiva que enamoró al emir de Granada. Ni siquiera se sabe con certeza si era noble, ni donde murió. Esta esclava cristiana, quien después se convirtió en reina de Granada, vivió en la turbulenta época denominado Reconquista (siglo VIII-XV). Cuando se convirtió al islam, adoptó el nombre "Zoraida", que significa "Lucero del Alba". Hay historias que cuentan que Isabel en realidad era una campesina que tuvo la desdicha de ser raptada.

Isabel era hija del comendador de Martos, Sancho Jiménez de Solís. Fue secuestrada por nazaríes y llevada a la Alhambra. Según la leyenda, Isabel era una mujer muy bella que enamoró locamente a Muley Hacén, el rey granadino. La vida de esta cautiva cristiana convertida en reina musulmana es un misterio. Hay muchas leyendas que rondan alrededor de su historia.
Una de esas leyendas cuenta que Isabel fue enviada como agente para agilizar la caída de la ciudad, pues el emir Muley Hacén era aficionado a las mujeres hermosas. Otra leyenda narra que Isabel solicitó a Muley, tras una noche de pasión, que decapitara a sus hijos. Al parecer, Boabdil y otro hermano se salvaron. 


Parece ser que Isabel se enamoró de Muley Hacén. Aunque también podría ser que Isabel se limitó a ser una concubina pasiva, es improbable que renegara de su fe cristiana si no hubiera sentido amor por el emir. Ella paso a ser su esposa y favorita, desplazando a la sultana Aixa. Zoraida despertó los celos y desconfianza en la antigua esposa favorita de Muley. Fruto de este amor nacieron dos hijos varones: Nasr ben Alí y Saad ben Alí, quienes más tarde se bautizaron y tomaron los nombres de Juan y Fernando de Granada. Aixa también temía que el hijo de su rival amenazara la posición como heredero de su hijo, Boabdil. Ante ese temor, Aixa planeó un golpe de estado contra su marido, el cual consistía en reemplazarlo como rey por Boabdil. 


Aixa era una mujer de voluntariosa y experta en intrigas, pero el conflicto interno dio inicio a una guerra civil que debilitó al reino nazarí. Ella era de sangre real, por lo que era intolerable el hecho de que el rey musulmán la reemplazara por una cristiana. Los Reyes Católicos aprovecharon esto para culminar con la Reconquista (1492). Los abencerrajes (nombre que quiere decir “los hijos del talabartero”) habían sufrido una dura represión ordenada por el sultán Muley Hacen. Sabedora del odio que el clan sentía por el sultán y su deseo de recuperar protagonismo en la Alhambra, Aixa selló una alianza con ellos, de modo que apoyarían a su hijo como futuro sultán de Granada. El 5 de julio de 1482, Boabdil era proclamado rey de Granada y Muley Hacén tuvo que huir. El Zagal, hermano de Muley Hacén, combatió junto a su hermano en la guerra civil. En 1485 heredó el trono granadino al morir su hermano, justo cuando Boabdil cayó prisionero de los Reyes Católicos. El Zagal era considerado un buen estratega.

Solo se sabe que Isabel partió con el emir al exilio junto con sus dos hijos. Dice la leyenda que el emir quería ser enterrado en el lugar más alto, cercano al cielo. Luego de morir Muley Hacén, Isabel volvió a la fe cristiana y sus hijos fueron bautizados. Fue lo último que se supo de Isabel de Solís, la cautiva de Granada.

Por lo general se piensa que la relación de Isabel con el emir terminó hundieron al reino de Granada. No se de alguna película sobre esta mujer, pero he visto dos representaciones de ella en la serie Isabel y en Requiem por Granada. El personaje es retratado de forma muy diferente en cada una. 


En Isabel, la cautiva es una mujer generosa. Admira a su reina y es buena hija. Su vida feliz se trunca cuando es secuestrada por los moros. Ella no es malintencionada, sino que es asustadiza y teme por su bienestar y el de los suyos. En un principio, quiso escapar del harén, y ofreció asilo a una esclava que antes era cristiana. Cae rendida ante el amor que le ofrece el emir y abraza el islam. Se podría decir que la decisión que toma luego de morir Muley Hacén fue la más reprobable, pues se hace pasar como una víctima del emir. La reina Isabel demuestra su enfado cuando se entera de que la dama le ha mentido. Aunque claro que era comprensible la decisión de Isabel de Solís luego de que Aixa le afirmo que sus parientes no la querrían luego de ser concubina del emir.

Isabel de Solís

En la mini serie Requiem por Granada, Isabel de Solís demuestra más carácter. Sorprende un poco el que se muestre a Isabel como una mujer cuya personalidad apasionada roza en la imprudencia. Es muy guapa y atractiva, pero fría con el emir y de voz áspera. No esta dispuesta a casarse por obligación y desafía todas las reglas. Se me hizo bastante raro el que mostraran a Isabel de Solís como amante de Boabdil (antes de ser raptada). Hay un capítulo en la que decide quedarse con el emir y lo insta a que mate a Boabdil, aunque Muley Hacén decide perdonarle la vida a su hijo.

sábado, 21 de marzo de 2015

Serie Isabel (resumen de las tres temporadas)

Primera temporada



La serie comienza con la muerte de Enrique IV, el medio hermano de Isabel. La joven princesa de Asturias se prepara para ser proclamada reina de Castilla. Luego, inicia un largo soundtrack que nos traslada a su infancia en Arévalo, donde vive con su hermano menor Alfonso y su madre Isabel de Portugal. Al igual que Enrique IV, los infantes Alfonso e Isabel con hijos del difunto rey Juan, pero viven olvidados por su hermano mayor. Sin embargo, esto cambia cuando la esposa del rey Enrique queda embarazada tras siete años de intentos. El rey los convoca a la corte por influencia de su esposa, Juana de Portugal. La reina es hostil a los dos hermanos, pero Isabel, a pesar de su corta edad, no tarda en dar muestras de dignidad ante su cuñada. Con el tiempo, la salud mental de Isabel de Portugal comienza a desmoronarse, lo cual produce en la joven Isabel gran dolor y deseo de venganza.


Isabel, Juana de Avis y Juana la Beltraneja

El rey Enrique dice a sus hermanos menores que cuando nazca su hijo podrán volver con su madre. No obstante, cuando la reina da a luz una niña, Juana, la situación cambia y los infantes se ven obligados a permanecer en la corte. Los nobles del reino juran fidelidad a la hija de los reyes, pero uno de ellos, el marqués de Villena, expande el  rumor de que la niña es hija de la reina, pero no del rey. Se empieza a difundir el rumor de que el padre de la niña es Beltrán de la Cueva. La princesa pasara a la historia como Juana la Beltraneja.
Los reyes intentan concertar el matrimonio de la infanta Isabel con distintos pretendientes, pero la joven Isabel no esta dispuesta a casarse contra su voluntad. Debido a los rumores sobre la ilegitimidad de Juana, el rey nombra príncipe de Asturias a su hermano Alfonso, pero ni así cesan los conflictos por la sucesión.


Isabel y Enrique IV en los Pactos de Guisando

La muerte de Alfonso produce un giro en la vida de Isabel, pues ahora los nobles brindan su apoyo a Isabel como pretendiente al trono de Castilla. Los partidarios de la infanta reconocen a Enrique IV como rey de Castilla con la condición de que reconozca a su hermana Isabel como princesa de Asturias y heredera al trono en lugar de su hija Juana. 


Bautizo de Isabel de Aragón

Mientras tanto, en el reino de Aragón, el rey Juan II desea una alianza con Castilla que lo libre de la amenaza que representa el reino de Francia. Sin embargo, dado que Fernando e Isabel son primos, requieren una bula papal. La princesa Isabel consigue casarse con Fernando de Aragón, un hombre con no menos astucia y carácter que su esposa. Esta temporada narra las dificultades que Isabel tuvo que enfrentar para llegar al trono. 

Segunda temporada



La segunda temporada escenifica la guerra entre los partidarios de Isabel y los de Juana la Beltraneja. Una vez que Isabel derrota a su sobrina, queda finalmente asentada como legitima reina de Castilla. Aun así, los reyes de Castilla todavía tienen que conseguir ganarse la simpatía de los nobles. Isabel da rienda a sus objetivos primordiales como reina, entre ellos la Guerra de Granada y la expulsión de los judíos. Además, muestra interés en el proyecto de un intrépido explorador llamado Cristóbal Colón. Al morir Alfonso de Portugal, el esposo de la Beltraneja, su hijo Juan asciende al trono portugués y concreta un compromiso entre su hijo y la primogénita de Isabel y Fernando. 


Juana la Beltraneja ingresando al convento tras ser derrotada por su tía Isabel la Católica

Isabel, hija de los reyes castellanos, se casa con el príncipe Alfonso, de quien se enamora profundamente. Dado que Juan de Aragón es un niño enfermizo, Juan II de Portugal mantiene la esperanza de que el hermano de su nuera muera y así su hijo Alfonso pueda reinar en Castilla y Aragón junto a la joven Isabel. Desafortunadamente, parece ser que la desgracia estará siempre presente en la vida de Isabel de Aragón, pues a los pocos meses muere su joven y amado esposo. 


Isabel de Aragón luego de enviudar

Isabel y Fernando establecen la Inquisición poniendo al frente a Tomás de Torquemada, y persiguen duramente a los judíos. La trama del Reino Nazarí cobra importancia. Los reyes de Castilla y Aragón quieren "reconquistar" Granada y extender la Cristiandad. Para ello, los Reyes Católicos aprovechan la oportunidad que ofrecen las luchas internas en el reino nazarí. La serie muestra la historia de amor entre el emir Muley Hacén y la cristiana Isabel de Solís, cuyo matrimonio despierta la hostilidad de los moros. La sultana Aixa esta consumida de celos por la esposa que ha tomado su marido, peor es su ira cuando Muley Hacén deshereda a Boabdil, el hijo que tuvo con Aixa, y nombra heredero al hijo de Isabel de Solís, quien ahora es conocida como Zoraida. En la serie, Boabdil es mostrado como un hombre de letras. Apoyado por su madre, se subleva contra su padre y accede al trono. Los Reyes Católicos capturan a Boabdil, a quien le ofrecen ayuda para derrotar a Muley y a su tío El Zagal, a cambio de que les entregue Granada una vez que sea emir.


La rendición de Granada

Boabdil cree poder resistir al ataque de los castellanos, pero la batalla esta dejando una situación de miseria en la ciudad de Granada. Por fin, el joven emir decide rendirse y afrontar su destino como último rey moro que entregara el reino a los cristianos. Ahora tendrá que enfrentarse a su propia madre, Aixa, quien prefiere destruir la Alhambra antes que entregar la ciudad. Pero la esposa de Boabdil avisa a su marido acerca del plan de Aixa, pues teme que las acciones de Aixa pongan en peligro a su hijo, quien es rehén de los Reyes Católicos. Muy a su pesar, Boabdil entrega la ciudad. Antes de partir, contempla la Alhambra por última vez y llora, escuchando de Aixa la frase: "Llorad como una mujer lo que no supisteis defender como un hombre".


Tercera temporada
Al inicio de la temporada, nos parecerá que Isabel y Fernando han conseguido todo lo que deseaban, pero llegara un punto de la historia en la que serán golpeados no solo como reyes, sino también como padres. Ha comenzado la etapa más dura en la vida de Isabel. Las guerras y conflictos que ha enfrentado la reina a lo largo de su reinado no son nada en comparación con el dolor que están a punto de padecer los Reyes Católicos. 


Han conquistado Granada y Colón ha vuelto de Las Indias. Isabel y Fernando quieren demostrar su poder ante toda Europa y aislar a Francia. Los reyes han forjando alianzas matrimoniales en las cuales sus hijos serán la moneda de cambio. Están convencidos de que sentar a sus descendientes en los tronos más importantes de Europa acrecentara su poderío, de que esos cinco hijos de reyes han nacido para gobernar. Con el tiempo, Isabel y Fernando se darán cuenta de dichas alianzas solo traerán infelicidad al reino y a sus hijos. 


Juan de Aragón muere a pocos meses de su boda con Margarita de Austria, a quien deja desconsolada y con un hijo en el vientre. Sin embargo, el hijo póstumo de Juan nace muerto. Ya sin heredero varón, Isabel y Fernando mandan a llamar a su primogénita, Isabel, la reina consorte de Portugal. La joven Isabel esta esperando un hijo de Manuel I de Portugal. En un principio, la primogénita de los Reyes Católicos deseaba ingresar al convento. A pesar de que Isabel la Católica se negó a casarse por obligación, ella y Fernando insisten en que su hija se case con Manuel. Cuando la joven Isabel muere en el parto, los reyes vuelven a sentir la apuñalada en el corazón. ¿Como se sentirían los Reyes Católicos al darse cuenta de que su primogénita no hubiera muerto si le hubiesen permitido ingresar al convento?


Pero no todo parece perdido. Los Reyes Católicos tienen a Miguel de la Paz, el hijo de Isabel y Manuel. Su nieto es muy importante, pues en años venideros será rey de tres reinos: Castilla, Aragón y Portugal. Pero al primer año de vida, el nieto de Isabel y Fernando muere, desquebrajando la esperanza de alejar a Felipe (el esposo de Juana) del trono castellano. 

Isabel en su lecho de muerte

La siguiente pena que han de soportar los soberanos será más lenta y dolorosa. Cuando su hija Juana comienza a dar muestras de enajenamiento, Isabel de Castilla ve revividos los recuerdos de su madre, Isabel de Portugal, la cual padecía de sus facultades mentales. Sin embargo, Juana la Loca demuestra tener buena salubridad, pues no muere joven como sus hermanos. Isabel y Fernando sienten pesar por el hecho de legar el reino que con tanto esmero han forjado a una loca y a un yerno ambicioso. 

sábado, 14 de marzo de 2015

Jane Parker, "la infame lady Rochford"



Primeros años
Lady Rochford nació en 1505, en Norfolk. Su familia era rica, respetada y bien relacionada. Jane misma era pariente lejana de Enrique VIII. Su padre, Henry Parker, barón de Morley, tenía gran interés en la cultura. Su madre era Alice St. John. La vida de Jane Parker es un misterio. Se le conoce principalmente por ser cuñada de la reina Ana Bolena y haber sido cómplice de la reina Catalina Howard. 

Jane fue enviada a la corte antes de cumplir los quince años para servir a Catalina de Aragón. Se sabe que fue al Campo de la Tela de Oro en 1520. Más tarde, ella fue una de las siete virtudes (junto con Ana y María Bolena) en la mascarada Chateau Vert en 1522, con la virtud "Constancia" grabada en su vestuario.


Aspecto y personalidad
No hay informes acerca del aspecto físico de Jane Parker. Es probable que fuese bonita, pues fue escogida como bailarina en la mascarada de 1522. En la primera imagen de este artículo podemos ver a una mujer delicada, de rostro fino y cabello claro. Aunque, al parecer, no es seguro que ese retrato pertenezca a lady Rochford. Nunca se hace mención a su belleza, pero tampoco es desacreditada como fea. 


Con respecto a su personalidad,  Jane ha sido objeto de controversia. Se le muestra como una mujer hostil, celosa, rencorosa, intrigante, entrometida e imprudente. Seguramente era más imprudente que todo lo demás. La actitud que tomó en cuanto al adulterio de Catalina Howard no fue la más sensata. Para haber servido tantos años (y a cuatro reinas anteriormente), era como para que ya tuviera experiencia en los manejos de la corte y más aún después de la ejecución de su esposo en 1536. 


Matrimonio
A finales de 1524 o principios de 1525, casó con George Bolena y se convirtió en la vizcondesa de Rochford. El rey le dio a la pareja de recién casados ​​Grimston Manor como regalo de bodas. A medida que la riqueza e influencia de la familia Bolena crecía, a la pareja se le dio el Palacio Beaulieu como residencia principal, que George y Jane decoraron con una lujosa capilla, una cancha de tenis, un baño con agua caliente y fría, alfombras importadas, muebles de caoba y su propia gran colección de cubiertos. Su cama matrimonial estaba envuelta en tela de oro con una copa de satén blanco, edredones de lino y una colcha amarilla.

La historiadora Alison Weir afirma que el matrimonio fue infeliz, principalmente a causa de George y su aparenta sexualidad difícil de determinar. No hay pruebas que sugieran que haya sido un matrimonio infeliz, menos que George fuera homosexual. No hay testimonios de que George Bolena fuera un mal sujeto. Ni siquiera el embajador imperial Chapuys pudo hablar mal de él como lo hacía con su hermana, salvo por las creencias religiosas inclinadas al luteranismo.

Caída de los Bolena
La creencia popular es que Jane Parker odiaba a Ana Bolena, e incluso a ambas cuñadas. No hay fuentes que registren la naturaleza de la relación entre Jane y María, pero si las hay acerca de las que mantenía con Ana. No hay evidencia de que aborreciera a su cuñada, sino lo contrario. En 1534, lady Rochford conspiró junto a la reina Ana para que expulsaran a una dama de la corte que parecía gozar de los favores del rey. Era un tema delicado que la reina sólo podía encomendar a alguien de confianza.

Ni siquiera es seguro que lady Rochford haya prestado testimonio en los juicios de 1536. Se habla de que la condesa de Worcester acusó a la reina, pero no se menciona que Jane lo haya hecho. Aunque se cree que fue lady Rochford quien mencionó las indiscretas declaraciones de Ana sobre la impotencia del rey. Un mes después de las ejecuciones, se habló de una dama que acuso a la reina y a sus supuestos amantes más por envidia y celos que por lealtad al rey. Comúnmente se cree que esta dama era lady Rochford, cuando también pudo haber sido Bridget Wingfield.

Se dice que, estando en la Torre, George declaró que por la prueba de una sola mujer estaban dispuestos a pensar mal de él. George no aclara la identidad de dicha mujer. Incluso, días después, lady Rochford envió una carta a su marido diciéndole que intercedería por él ante Enrique VIII. En respuesta, George le dio las gracias. No es la respuesta que George hubiera dado a una mujer que contribuyó a su encarcelamiento. 

Tal vez, la historia no fue justa con la "infame" lady Rochford. También se afirma que lo hizo motivada por el rencor. George Wyatt, nieto de Thomas Wyatt el Viejo, describió a Jane como “una esposa embrujada, acusadora de su marido, incluso a la busca de su propia sangre”. Un siglo después, un historiador inglés afirmó que la razón del testimonio de Jane en contra de ellos era debido a un “odio empedernido” hacia Ana, el cual se generó de los celos que sentía Parker de la preferencia que tenía George de estar en compañía de su hermana en vez de su esposa. Historiadores georgianos y victorianos apuntaron que la eventual muerte de Jane en 1542 fue un triunfo de la justicia moral porque “la infame lady Rochford… cuyo destino fue justamente merecido por el interés que ella había tenido en traer a Ana, así como también a su esposo, al cadalso”.

Sin embargo, también hay que tomar en cuenta que, con o sin el testimonio de Jane, la caída de los Bolena ya estaba casi asegurada. No se trataba de un juicio justo y con pruebas sólidas. El rey buscaba deshacerse de su segunda esposa y Cromwell lo ayudaría a cumplir su propósito. Cabe la posibilidad de que lady Rochford fuera interrogada y ésta, por miedo o presión, narrara insignificantes detalles que luego fueron torcidos por los interrogadores. Fue común, durante los trágicos sucesos de 1536, que muchos de los amigos y parientes de los Bolena renegaran de su vínculo con la reina Ana. Jane pudo haber actuado igual. No es algo que la haga parecer una mejor persona, por supuesto, pero tampoco más infame que aquellos beneficiados por el ascenso de Ana y que después le dieron la espalda. Sin embargo, no se podría decir que es el caso de lady Rochford, pues aparentemente ella fue la única que se acercó al rey. 

Viudez
Después de la caída de los Bolena, Jane se encontró en una situación difícil, tanto por sus finanzas como por su estatus. Ya no era una joven con posibilidad de hallar pretendiente. Se comunicaba principalmente con Cromwell y a veces con Thomas Bolena. Finalmente se le concedió una pensión anual de 100 libras, suficiente para mantener un estilo de vida propio de la clase alta. Lady Rochford volvió a la corte para desempeñar como dama de Jane Seymour. Como vizcondesa, se le permitió traer sirvientes, alojarse en el palacio y ser llamada lady Rochford, título que ostentaba más que nada de cortesía. Se le proporcionaban comidas refinadas todos los días a partir del presupuesto de la casa de la reina.

Al morir Jane Seymour, Enrique contrajo nupcias con Ana de Cleves. Sin embargo, esta unión no dio frutos. Enrique VIII quería divorciarse de Ana de Cleves. Jane Parker testificó que Ana de Cleves había admitido que el matrimonio no se había consumado. Claramente, no actuó como una dama fiel a su reina, aunque también debió pensar que pesaba más la lealtad al rey.


Estereotipos que rodean a lady Rochford
La arpía traicionera: Jane suele ser presentada como una malvada mujer dispuesta a traicionar a los suyos. 


La esposa infeliz y vengativa: Una mujer miserablemente casada con un hombre que no desaprovecha la ocasión para frecuentar amantes, tanto hombres como mujeres. Cuando encuentra la oportunidad de vengarse, atestigua contra su marido.


La esposa celosa: Otra creencia es que lady Rochford sentía celos por la unión que existía entre su marido y su hermana.


Una voyerista, trastornada y con tendencia al espionaje: En la novela de Philippa Gregory, lady Rochford es mostrada como una mujer que suele irrumpir en las habitaciones sin permiso para entrar. En La Trampa Dorada, Jane parece hallar placer mirando el acto sexual entre Catalina y Culpepper.


Al servicio de Catalina Howard
Su nueva señora, Catalina Howard, sería la última reina a la que serviría. La soberana era joven e inexperta, por lo que es de esperar que su dama tuviera cierta influencia sobre ella. Poco había aprendido lady Rochford sobre los peligros de la corte, pues empezó a organizar reuniones entre Catalina y Thomas Culpeper.


Eventualmente, comenzaron a realizarse averiguaciones sobre el pasado de Catalina. Al principio, la reina fue detenida en sus apartamentos y luego puesta bajo arresto domiciliario en la abadía de Syon. Las damas comentaron acerca del comportamiento sospechoso de lady Rochford, por lo que ésta fue detenida para ser interrogada. El futuro de Jane Parker quedo marcado una vez que se encontró una carta de Catalina a Culpeper que mencionaba su participación en las reuniones clandestinas. Jane fue llevada a la Torre. Como aristócrata que era, no podía ser torturada, pero es probable que los interrogatorios la condujeran a una crisis nerviosa.


Muerte
A principios de 1542 fue declarada demente. De acuerdo con la ley, una persona demente no podía ser ejecutada. Sin embargo, Enrique VIII quería castigar a lady Rochford por su parte en su "humillación" como hombre y forzó una ley que autorizaba la ejecución de enfermos mentales. No pasó mucho tiempo antes de que Jane fuera condenada por una Ley de Proscripción (sin juicio, pues sus "ataques de frenesí" impedían que fuera juzgada) a ser ejecutada el 13 de febrero. 

La reina Catalina murió primero, por ser la de mayor rango. Se encontraba en un estado físico algo débil, pero serena. Después de que la joven reina recibió el golpe del hacha, lady Rochford se arrodilló sobre el andamio. A pesar de su anterior colapso nervioso, Jane se mantuvo tranquila. Según unas crónicas, Jane dio un largo discurso arrepintiéndose de sus pecados. Otra leyenda asegura que ella dijo que merecía morir por mentir sobre su esposo. No obstante, la mayoría de los testimonios concuerdan en que confesó ser una pecadora y pidió perdón, sin mencionar acerca de su marido, lo cual viene a ser lo más creíble. Un golpe de hacha acabó con su vida. Fue sepultada junto con Catalina en la Capilla de San Pedro ad Vincula, muy cerca de los restos de su esposo.



Fuentes
http://www.tudorplace.com.ar


Entradas relacionadas



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...